Proyecto Réflex / The Reflex Project

un juego urbano de fotografía, retrato y azar...

a urban game of photography, portrait and chance...

Réflex Bogotá (día / day)

Réflex Bogotá (noche / night)

Réflex Roma

Las Reglas de este juego "fotográfico de azar" son sencillas. Conseguir una cámara fotográfica. Subirse a un bus, colectivo o buseta. Buscar un asiento con ventana. En lo posible lejos de la salida y de la entrada del bus, por su seguridad. Si lo consigue, se sienta y saca la cámara. Antes de hacerlo es recomendable mirar bien alrededor para verificar que no haya nadie sospechoso que lo pueda robar. Después de sacar la cámara hay que alistarla para poder obturar con la velocidad más alta que pueda y para mayor precisión estar dispuesto a enfocar manualmente, si la cámara lo permite. Al tener la cámara lista, mirar por la ventana y estar atento al paso de otro bus que pase por enfrente. Al ver que se aproxima, tratar de enfocar y componer lo mejor que se pueda y por último presionar el obturador. Repetir  este procedimiento cada vez que pueda, si es del agrado de uno. Puede ser que al hacerlo se entretenga mientras va de un destino a otro y el viaje parezca de metro.

 

El proyecto Réflex-Bogotá es un juego fotográfico de azar que intenta rescatar fragmentos de "memoria urbana colectiva" fotografiando a las personas que viajan en bus. Las fotos relacionan los rostros que vemos a diario con el olvido de los buses que son chatarrizados. Éstos contenedores de recuerdos, formados por pedazos de hierro, caucho, vidrio, plástico y otros materiales, son testigos presentes, como nosotros, de la diversidad de ciudadanos. Individuos que fueron y siguen siendo protagonistas de los eventos más importantes e insignificantes de la historia, pequeñas piezas del gran rompecabezas espacio-temporal que es la ciudad. Es un modesto homenaje a Bogotá en su complejidad.

 

Puede verse como un intento utópico e ingenuo de “capturar” “preservar”, “cristalizar” una pequeñísima parte de la “memoria” “fugitiva” de Bogotá y de su gente. Puede entenderse como un juego de espejos, como un juego de congelar espejos y reflejos de luz y de experiencias transitorias, como la vida misma.

 

El carácter de ícono cultural de los buses bogotanos tiene su historia. Es un micro universo. Pocas cosas nos identifican de una manera tan completa (tan barroca, según la artista plástica Rosario López) como lo hacen los buses (refiriéndose en el caso más extremo que es el de la “chiva rumbera”, bus que se alquila para llevar de fiesta a la gente por toda la ciudad, mientras oyen música, bailan, se besan, pelean, beben, celebran, etc.) En los buses urbanos vemos todo tipo de pasajeros, sufrimos a veces la inseguridad de nuestra ciudad y se nos ofrecen variados productos como caramelos, esferos y lápices, manillas y libros, entre otros y oímos historias, canciones, poesías, a cambio de una moneda.

 

En Bogotá existe un problema grave de circulación vial. La gente pasa en algunas ocasiones más de 4 horas del día en el transporte público. Es por este motivo que nació el proyecto Réflex. Una de esas tardes tediosas y lluviosas en el bus, volviendo de mi trabajo de guía de museo, vi por la ventana a otra persona en las mismas circunstancias, pero en el bus de al lado, y pensé: “en minutos se me olvidará su cara, que no conocía hasta ahora. Su nombre no lo sabré así le tomara una foto, que serviría sólo como fuente de misterio y como ayuda para crear una memoria distorsionada, para tal vez aprender su rostro y reconocerlo en otra ocasión, pero no para resolver ningún problema, tal vez sólo para crearlo Pero sin duda servirá para entretenerme y sorprenderme durante estos viajes de casi todos los días”.

 

Espero que estas fotos produzcan un goce estético en quien las mira, así como una serie de reflexiones que los cuestionen acerca de la sus propias experiencias y les muestren que esa rutina en la que se ven inmersos siempre ofrece cosas nuevas, caras nuevas, a pesar de parecer casi siempre igual.

 

“En sus caras veo el temor, ya no hay fábulas, en la ciudad de la furia” La ciudad de la furia, Soda estéreo, Gustavo Cerati


 

“Mírame ciegamente hasta cegarme, mírame con amor o con enojo, pero no dejes nunca de mirarme, que quiero morir bajo tus ojos” Alejo Durán

 

“Es un secreto, de tu mirada y la mía, un presentimiento, como un ángel que me decía...” Plan B.

 

The rules of Reflex, the photographic memory game of chance are simple: Get a camera.Take a bus. Find a window seat. Look through the window and wait until another bus passes next to yours.Focus and compose as best as you can. “Pull the trigger”! Set the rules depending on the place you are: You can also do it by foot, wandering through the city and waiting until a bus stops right in front of you...You will collect fragments of the city's collective memory; fingerprints of the city's daily life.Tiny pieces of the great dynamic puzzle that city is. They can be framed as a metaphor of a bus window with the idea of the picture as a mirror or window to the past; a “parallel imaginary world”.

 

Reflex is a game and a modest homage to the city seen as a complex and almost chaotic universe, determined by it's people, their diversity and multiple experiences. I am surprised by the unique character of people's expressions. I feel how those faces are recorded in my memory and I am fascinated by the possibility of getting to know at least one of them as I know my closest friends. I was surprised when I realized I had taken the photo of the same man in Rome on two different days, places and times. Coincidence? Causality? Chance? After three years of waiting, a little “miracle” happened: I saw my friend Diego Posse on a bus going parallel to mine. I took his picture as I realized a mystery was solved: What are the chances of “shooting” someone I know who's going on another bus?

 

The thrill of knowing who will show up in the next spin of the “wheel of fortune” is what drives me to do what others might consider a tedious, repetitive and absurd task. With this simple gesture I try to fill with color the everyday routine that we sometimes feel submerged in. The Reflex Project also invites us to think about our contemporary way of living and about our traveler condition in this complex and chaotic global scenery.

 

We will never know what might happen…That's the beauty of the game of chance!

 


“We must remain, prefect strangers...” Perfect Strangers, Deep Purple.

 


 

Réflex Bogotá Retro

Instagram